Quienes Somos

Somos una iglesia con dos idiomas. Desde su establecimiento como planta pequeña en 1963, la Iglesia Bautista de Enchanted Hills ha crecido a ser mucho mas. Dios siempre ha proveído por nosotros, desde los tiempos cuando la iglesia era planta y habia preocupacion de como ibamos a poder pagar los biles de luz, hasta cuando necesitabamos nuevo edificio sin los recursos financieros para hacerlo. Por medio de la fe confiabamos que Dios proveerá por nosotros, y una y otra vez, Él lo hizo. Con corazón de obedencia cofiabamos que Dios nos iba guiar sobre la incertidubre, y Él lo hizo. La iglesia fue expandida varias veces hasta que fue construido el campus que tenemos hoy en dia. Confiabamos en Dios cuando sentimos Su llamada a unir la iglesia en ingles de la Iglesia Bautista de Enchanted Hills con la planta en español que estaba usando el campus. Creemos que el pueblo de Dios deberia de mostrar la diversidad y la demografía de la comunidad al rededor de nosotros porque al fin y al acabo, el Reino de los Cielo es diverso. Como iglesia bilingue, creyemos que Dios nos ha dado dones para impactar a los que estan al rededor de nosotros, para mostrar el amor de Dios a todos. Como dice nuesto estado de la misión, nos ayuda "a trabajar con los otros de todas idiomas, culturas, etnicidades para hacer decipulos de toda gente en Tucson y al rededor del mundo".


Si quieres sentirte como parte de una familia y comunidad con esta vision, por favor de visitarnos!

Declaración de Fe

EHBC está afiliado a la Convención Bautista del Sur (SBC) y está de acuerdo con The Baptist
Faith and Message. Mientras la iglesia está de acuerdo con este documento, partes de este
documento se consideran creencias esenciales, y partes se consideran no esenciales. 
Además, estamos afiliados al SBC con el propósito de cooperación y apoyo mutuos, 
creyendo que las iglesias de ideas afines pueden lograr más para el Reino de Dios juntas 
de lo que podemos hacer individualmente. EHBC es autónomo y está libre de cualquier 
autoridad o control externo del SBC. La iglesia sostiene que las siguientes declaraciones 
son doctrinas esenciales que son consistentes con las Escrituras y necesarias para la 
verdadera unidad cristiana.

1. Dios - Creemos que hay un Dios que existe en tres personas: el Padre, el Hijo y el 
Espíritu Santo (Deuteronomio 6: 4-5; Mateo 28: 18-19; Marcos 12:29; 
2 Corintios 13 : 14).

2. Dios el Padre - Creemos que el Padre es el creador del universo y es la única autoridad 
suprema y fuente de toda la vida (Génesis 1; Deuteronomio 6: 4-5; Mateo 4:10).

3. Dios el Hijo - Creemos que Jesús es el Hijo de Dios, nació de una virgen, fue totalmente 
Dios y totalmente hombre, vivió una vida sin pecado, murió en nuestro lugar como 
sacrificio por los pecados de la humanidad, fue enterrado, resucitó corporalmente de la 
tumba, ascendió al cielo y volverá a juzgar y gobernar (Mateo 1: 18-25; Juan 1: 1; 
Hechos 1: 9-11; 1 Corintios 15: 1-4; 2 Corintios 5:21 ; Apocalipsis 19: 11-16).

4. Dios el Espíritu Santo. Creemos que el Espíritu Santo convence al mundo de culpa en 
relación con el pecado, la justicia y el juicio. Creemos que Él habita, guía, consuela, equipa 
y sella al seguidor de Jesús (Juan 16: 7-16; Romanos 8: 9; 1 Corintios 12–14; 
Efesios 1: 13-14).

5. Biblia - Creemos que las mismas palabras de los sesenta y seis libros de la Biblia son la 
Palabra de Dios sin ningún error, la única autoridad para la vida y la fe (Romanos 15: 4; 
2 Timoteo 3: 16-17; 2 Pedro 1:21).

6. Humanidad - Creemos que la humanidad es una creación especial de Dios, hecha a su 
imagen, pero que a través del pecado del primer hombre, Adán, la humanidad cayó para 
que todas las personas de todos los tiempos sean pecadores y necesiten salvación 
(Génesis 1: 26-27; Romanos 5:12).

7. Eternidad: creemos que las personas que mueren en sus pecados sin Cristo pasan la 
eternidad en el infierno y las personas que mueren con sus pecados perdonados por Cristo 
pasan la eternidad en el cielo (Mateo 25:46; Apocalipsis 20: 11-15).

8. Salvación: creemos que la salvación es el perdón de los pecados y la libertad de su 
control. Es un regalo gratuito provisto por la gracia de Dios a través de la fe solo en 
Jesucristo (Hechos 4:12; Romanos 5: 12-6: 23; Efesios 2: 8-10).

9. Seguridad: creemos que todos los redimidos, una vez salvos, son guardados por el 
poder de Dios y, por lo tanto, están seguros en Cristo para siempre (Juan 10:28; 
Romanos 8: 29-39; 1 Pedro 1: 3-5; 1 Juan 5 : 13).

10. Oración - Creemos que cada creyente tiene acceso directo a Dios a través del Señor 
Jesucristo (1 Timoteo 2: 1-6; Hebreos 4: 14-16).

11. Iglesia - Creemos que la iglesia es un cuerpo local de creyentes con el Señor Jesucristo 
como su Cabeza (1 Corintios 12: 12-13; Efesios 1: 22-23; Colosenses 1:18).

12. Ordenanzas: creemos que Jesucristo dio a la iglesia local dos ordenanzas, el bautismo 
en agua y la Cena del Señor, que no imparten gracia, pero reconocen públicamente la obra 
de gracia en la salvación de los creyentes. El bautismo en agua por inmersión reconoce 
simbólicamente que la persona ya ha sido perdonada del pecado y se le ha dado vida 
espiritual. La observación de la Cena del Señor al participar del pan y del fruto de la vid es 
un memorial de la muerte de Cristo y su eminente regreso (Mateo 28:19; 
Hechos 2: 41-42; 1 Corintios 11: 23-34).

13. Sexualidad humana: creemos que la actividad sexual íntima es un regalo de Dios que 
está diseñado para ser disfrutado solo dentro de una relación matrimonial que consiste 
en un hombre y una mujer (Génesis 2:24; Levítico 18; Proverbios 5: 15-20; 
Romanos 1: 26-29; 1 Tesalonicenses 4: 1-8; Hebreos 13: 4).

La Declaración de Fe no agota el alcance de nuestra fe. La Biblia misma es la única y 
última fuente de todo lo que creemos. Sin embargo, creemos que la declaración de fe 
anterior representa con precisión la enseñanza de la Biblia y, por lo tanto, es vinculante 
para todos los miembros. Toda la literatura utilizada, y toda la enseñanza en la iglesia 
estará de acuerdo con las creencias esenciales de nuestra Declaración de Fe y bajo la guía 
y supervisión del equipo de ancianos.